Rango Dinámico Amplio: la mejor manera de acabar con las fotos quemadas

El rango dinámico es un término que se usa a menudo para describir escenas, para evaluar cámaras y también a modo de conjuro para explicar conspiraciones varias sobre la fotografía. Pero no hay nada sobrenatural al respecto. Si aprendes cómo funciona y cómo trabajar con él, podrás evitar escenas sobreexpuestas y subexpuestas.

¿Qué es el rango de una escena?

El “rango dinámico” de una escena fotografiada es la relación entre el punto más brillante y el más oscuro de dicha escena. A veces, se le llama también rango tonal. ¡Cuidado! No importa el brillo general de una escena, sino el rango de luces y sombras que queremos capturar.

Por eso, por ejemplo, las dos escenas siguientes tienen ambas un rango dinámico muy pequeño:

Dos escenas diferentes, cada una con un rango dinámico muy pequeño.

Sin embargo, si intenta fotografiarlas ambas a la vez, el rango dinámico general de la imagen se vuelve significativamente mayor:

Una escena unificada con un rango dinámico significativamente mayor.

Si quieres ser preciso y medir un rango específico, entonces, la unidad utilizada para eso es el EV: el Exposure value o valor de exposición. Un cambio de 1 en el EV significa duplicar la luz, por lo que, por ejemplo, un rango dinámico de 10 EV significaría una relación de 1 : 210, es decir, 1 : 1024 entre el punto más claro y el más oscuro.

Rango de la cámara

Para una cámara, la definición de rango dinámico es un poco diferente. Naturalmente, en este caso no nos interesa lo oscuro o brillante que sea el cuerpo de la cámara: estamos midiendo la proporción entre el píxel más brillante y el más oscuro que se puede representar en una sola foto.

Técnicamente, el píxel más oscuro que puede representarse en una foto. siempre será el 100% negro. Pero debido al ruido, no puede determinarse con precisión el verdadero color original de un objeto. Por este motivo, el píxel más oscuro que un sensor puede representar, está ligeramente por encima de su línea de ruido.

Esto significa que el rango dinámico de una cámara puede variar según la configuración que usemos, y muy especialmente, con la sensibilidad ISO que utilicemos. Cuanto más alto sea el valor de la ISO, más será el ruido, lo que significa que, veremos más píxeles oscuros fusionándose (en el sentido de que no podrá distinguirse entre brillos que en la realidad son diferentes y los producidos por el ruido), reduciendo así el rango dinámico utilizable.

La tecnología moderna está reduciendo los niveles de ruido, por lo que el rango dinámico efectivo está mejorando. También se puede percibir que, en general, los sensores más grandes pueden alcanzar un rango dinámico mejor que los sensores más pequeños (suponiendo el mismo nivel de desarrollo, esto significa, que no podemos esperar que esto sea válido cuando el mayor de dos sensores también es diez años más viejo).

Las mejores DSLR de hoy en día tienen un rango dinámico de alrededor de 14 EV.

Para un fotógrafo, la tarea clave es lograr un rango dinámico para la escena que sea lo más cercano posible al rango dinámico que admite la cámara. Pero para las ocasiones en las que eso no es posible, tendremos que aprender a trabajar con un rango menor. En los siguientes párrafos veremos cómo hacerlo.

Mira el histograma

El histograma es un gráfico que muestra la distribución del brillo en una fotografía. Algunas cámaras le permiten verlo en la pantalla LCD antes de tomar una foto, mientras que otras solo te permiten verlo después de presionar el disparador.

El histograma muestra los píxeles más oscuros a la izquierda y los más brillantes a la derecha. Cada barra del gráfico representa el número de píxeles con un brillo particular. No proporciona información sobre el número específico de píxeles con ese brillo, solo sobre su cantidad relativa.

Un histograma es una ayuda importante para poder saber si el rango dinámico de nuestra escena se ajustará al rango alcanzado por la cámara. Echemos un vistazo a los histogramas de algunas fotos de ejemplo.

Esta ilustración muestra claramente cómo las dos primeras fotografías tienen un rango de brillo muy estrecho (extremadamente estrecho en el caso de las nubes), pero cuando están unidas, cubren prácticamente toda la gama de valores.

Pero esta situación no es del todo mala. El problema comienza en el momento en que nuestro histograma “choca” con el límite de la gráfica por la derecha. Entonces, obtenemos lo que se llaman fotos quemadas, en las que el brillo de ciertos píxeles excede lo que la cámara puede grabar. Todos esos píxeles son 100% blancos (no hay un “101%”), por lo que, sus colores se pierden, ya que se salen de la gráfica, de manera que veremos borrones con un color uniforme:

Una foto que salió mal: “nubes quemadas”.

Las fotografías sobreexpuestas o quemadas son para siempre; es prácticamente imposible reparar el error con el ordenador de manera que el problema tiene que abordarse en campo, mientras disparamos, lo que generalmente se traduce en reducir la exposición (acortando el tiempo o reduciendo la apertura). Esto desplazará la gráfica a la parte izquierda, oscureciendo la imagen, pero es una solución de compromiso necesaria.Y a diferencia de las áreas quemadas, este segundo defecto es reparable.

Cómo maximizar el rango dinámico de tus disparos

Una fotografía en la que el suelo sea oscuro y el cielo brillante (pero sin sobreexposición) es un ejemplo de lo mejor que puede producir una cámara normal. Ahora, lo podemos mejorar aún más. No todo se puede hacer directamente con la cámara; para algunas cosas necesitaremos recurrir al ordenador. Pero si en la foto es evidente que hay muchos puntos fuera de la gráfica, lo seguirá siendo después de la edición en el ordenador.

Si deseamos capturar el máximo rango dinámico, lo mejor es usar la menor ISO posible. Como mencionamos anteriormente, la ISO influye directamente en el rango dinámico, por lo que la ISO más baja, será la que nos de los mejores resultados.

Para ciertas cámaras hay que hacer una excepción, ya que tienen un cierto ISO mínimo natural (por ejemplo, 100) pero es posible conseguir valores menores con “trucos” (por ejemplo, 50), aunque el precio que pagamos es que conseguimos un rango dinámico más bajo para ese valor.Afortunadamente, estos valores especiales de la ISO, generalmente, están marcados de manera diferente, para así evitar la confusión (por ejemplo, “Low” en lugar de “50”). No obstante, recomiendo leer el manual de la cámara o una valoración técnica para asegurarse.

La siguiente “regla” es fotografiar en formato RAW. Nos proporciona más datos y, a menudo, nos permite representar colores que, si los grabásemos en JPEG, se almacenarían todos con la misma tonalidad de blanco puro. El formato RAW generalmente aumenta el rango dinámico efectivo. Aquí no cabe esperar milagros, pero una mejora de 10 a 20 por ciento es realista, y eso nos puede ahorrar algo de trabajo.El formato RAW también es útil para prácticamente cualquier tipo de fotografía. Así que, si todavía no lo usas, lee nuestro artículo sobre archivos RAW, lleno de ejemplos prácticos que deberían convencerte de que RAW merece la pena.

El resto de consejos, dependerán mucho del género fotográfico que practiques. Por ejemplo, para paisajes, es típico usar un filtro de gradiente gris, que es una hoja de vidrio oscurecida en una zona y completamente transparente en la otra. Nos ayudará a oscurecer el cielo mientras dejamos el suelo igual, reduciendo así el rango dinámico de la escena y permitiéndonos usar un tiempo de exposición más largo.

Al fotografiar a personas con un cielo brillante detrás de ellos, podemos usar un flash, un reflector o una segunda fuente de luz. Es bueno tener en cuenta que estas herramientas a menudo se usan precisamente debido al problema del rango dinámico.

Editar con el ordenador

Una vez que hayamos obtenido el mejor material posible para las posibilidades de nuestra cámara, podemos pasar a la edición. Si nos gusta la imagen, entonces por supuesto no hay nada de lo que preocuparse. Y si hemos fotografiando un paisaje con el sol a nuestras espaldas, entonces hay una probabilidad muy alta de que el rango de luces y sombras no nos vaya a causar grandes problemas y no tendremos que preocuparnos.

Pero a veces los paisajes que los fotógrafos queremos captar, tienen el sol de frente. Si no utilizamos un filtro de gradiente, podemos simular uno en nuestro ordenador, por ejemplo en Zoner Photo Studio, utilizando la herramienta Filtro de gradiente (que es lo suficientemente importante como para obtener su propio icono en la barra de herramientas del panel derecho del Editor). Esto nos permite establecer qué partes de la imagen se iluminarán o se oscurecerán, así como la intensidad deseamos usar. He aplicado dos filtros digitales a esta imagen, logrando el siguiente resultado:

Después de usar el Filtro de gradiente.

Los filtros de gradiente de tipo software tienen una desventaja significativa en comparación con los filtros reales: aunque nos ayudarán a iluminar el suelo, no evitarán que aparezca ruido en la imagen. El nivel de ruido que se añadirá dependerá de lo oscuro que fuese el suelo originalmente y de la cantidad de brillo que agreguemos. Si añadimos mucho, el ruido comienza a ser muy molesto, pero este efecto sólo será visible cuando usemos la fotografía a tamaños grandes (generalmente, esto significa: impresiones de gran formato). Si lo que queremos es enseñar nuestro trabajo en Facebook, el ruido raramente será un problema real.

Si no hemos separado el cielo del suelo con precisión, podemos recurrir a las ediciones automáticas. Lo ideal para esto es el módulo Desarrollar con sus controles deslizantes Luces y Sombras.

Los controles deslizantes del módulo Desarrollar.

Con solo oscurecer las luces e iluminar el área que está a la sombra, Zoner Photo Studio nos ha ayudado a compensar los problemas de tonalidad. Después de esta simple edición obtenemos los siguientes resultados:

Después de editar con la ayuda de los controles deslizantes Luces y Sombras.

Aunque hemos perdido algo de contraste, hemos conseguido una forma sencilla de resolver una situación compleja. También podemos intentar avivar más la foto utilizando los controles deslizantes Contraste y Claridad.

HDR

HDR es la abreviatura de High Dynamic Range(Rango Dinámico Amplio). Se utiliza para imágenes creadas utilizando una técnica especial que supera las limitaciones de rango dinámico intrínsecas de la cámara. El método utilizado es hacer varias tomas de la misma escena pero con exposiciones distintas, para así obtener una serie de imágenes que sólo difieren en su exposición. Al unirlas utilizando algoritmos especiales, obtendremos una imagen final, por ejemplo, como la que se muestra a continuación.

La imagen final anterior es el resultado de fusionar cinco imágenes.

Keep calm y controla la exposición

Comprender el rango dinámico es clave si quieres obtener unas fotos técnicamente perfectas. Si lo sabemos manejar, captaremos el máximo nivel de luces y sombras, lo que reducirá el ruido y evitará que aparezcan zonas quemadas.

No importa cuál sea nuestro método de trabajo o cuán complicada sea la escena, siempre hay una posibilidad de conseguir una imagen utilizable. Es suficiente con mantener la calma, controlar regularmente los resultados mientras disparamos y evitar las zonas quemadas. De esta manera, le sacaremos el máximo partido a nuestra cámara.

Última actualización 6. febrero 2018

1 0
¡Gracias! Por favor, comparte este artículo para que pueda ayudar a más gente.

Autor: Vit Kovalcik

Comentario