Conozca la mejor manera de enfocar a cualquier objeto: desde deportes, hasta edificios: descubre los modos de enfoque

Enfocar rápidamente y de forma precisa, incluso cuando la luz es problemática. Esa es una de las principales ventajas de las cámaras réflex digitales (también llamadas DSLR, o Digital Single-Lens Reflex). También ofrecen a los fotógrafos varios modos de enfoque, que facilitan que captemos todo tipo de escenas: desde las estáticas hasta las más dinámicas. Sin embargo, al principio puede ser difícil comprender todos los modos. Así que, únete a nosotros para descubrir lo que significa cada uno y cuándo usarlos.

Conozca la mejor manera de enfocar a cualquier objeto: desde deportes, hasta edificios: descubre los modos de enfoque

Además del enfoque manual, las DSLR también le permiten elegir entre varios modos de enfoque automático. Estos se pueden describir generalmente como:

  • modos de disparo único o single-shot,
  • modos continuos,
  • modos inteligentes.

Modo de disparo único: One Shot o AF-S

El modo de enfoque automático básico es enfoque para un solo disparo. En las cámaras Canon verás que se denomina One Shot; en las cámaras Nikon, se denomina AF-S.

La forma en que funciona es presionando el disparador de la cámara hasta la mitad, y la cámara enfoca el área que está bajo el punto de enfoque activo (o el grupo de puntos).Esto también bloquea el enfoque en un lugar. También mide la exposición. Al presionar completamente el botón, se toma la fotografía.

Este modo nos resultará especialmente útil cuando estemos fotografiando sujetos estáticos sin un trípode. También nos permite usar la técnica de “recomposición”, para la que estableceremos el punto de enfoque central como activo, ya que ese es el más preciso. A continuación, presionaremos el disparador hasta la mitad para enfocar la región que deseamos, recompondremos la escena y finalmente presionaremos el disparador por completo para exponer la toma.

Los modos de enfoque: One Shot o AF-S

Sin embargo, la recomposición no suele ser una buena elección para escenas con una luz problemática. En estas situaciones, el medidor de exposición de nuestra cámara estará leyendo una escena ligeramente diferente a la que vamos a fotografiar.

Esta técnica también puede ser problemática cuando disparamos con una lente rápida, con una apertura amplia. Con estas lentes, la profundidad de campo es tan pequeña que el plano de enfoque se mueve a medida que recomponemos la imagen. Esto hace que el objeto al que estamos enfocando quede fuera del campo de enfoque. En especial, esto puede pasarnos al fotografiar objetos de cerca.

En esta situación, hay que intentar enfocar utilizando un punto que no sea el central. El número total de puntos dependerá de nuestro modelo de cámara. Cuanto más avanzada sea nuestra DSLR, más puntos de enfoque ofrecerá. Entonces, será más fácil adaptar la composición final, de manera que evitemos los problemas descritos anteriormente.

Modo continuo: AI Servo y AF-C

Cuando estamos fotografiando objetos en movimiento, trabajar con un modo de disparo único se vuelve difícil. Especialmente en situaciones en las que el objeto fotografiado se mueve hacia nosotros o se aleja de nosotros. Por lo general, el campo de enfoque se fijará antes de que logremos enfocar y recomponer, por lo que la imagen resultará desenfocada.

La técnica clásica aquí es enfocar en un punto al que esperas que el objeto llegue. Tan pronto como llegue a dicho punto, dispararemos.

Pero, un movimiento como este no siempre puede predecirse correctamente. En esta situación, un modo de enfoque automático continuo, como el AI Servo de Canon o el AF-C de Nikon, nos será de gran ayuda.

Cuando presionamos el disparador hasta la mitad, la cámara comienza a enfocar continuamente al el objeto que esté en el punto de enfoque activo (o grupo de puntos).Después, seguirá enfocando hasta que presionemos el disparador completamente, exponiendo así el disparo. Eso nos brinda muchas más posibilidades para capturar incluso objetos que se muevan bruscamente.

Modo inteligente: AI Focus y AF-A

El modo de enfoque inteligente es la combinación de los dos modos de enfoque anteriores. En las cámaras Canon se llama AI Focus; en las Nikon, se llama AF-A. En este caso, la cámara evalúa el movimiento de la escena (o más precisamente bajo el punto de enfoque activo o grupo de puntos) y establece automáticamente el modo de enfoque más adecuado.

De manera que, si estamos enfocando a un objeto estático, el enfoque funcionará de manera similar a como lo haría en un modo de disparo único (One Shot o AF-S). Pero tan pronto como el objeto comience a moverse, la cámara comienza a funcionar como lo haría en el modo de enfoque continuo (AI Servo o AF-C).

Esto significa, que el modo inteligente es especialmente útil para fotografiar deportes o niños. Para otros géneros, es mejor recurrir directamente al modo de enfoque que se adapte a nuestro sujeto estático o en movimiento.

Los modos de enfoque: AI Focus y AF-A.

Modo manual

recurriremos principalmente al uso del enfoque manual cuando estemos fotografiando escenas estáticas con un trípode. En esta situación, es mejor apagar el enfoque automático. El interruptor para eso está justo en la lente. También encontraremos un anillo de control que podremos usar para el enfoque manual.

Aquí no estaremos limitados por los puntos de enfoque disponibles en nuestra cámara, tampoco tendremos que trabajar con la recomposición de la escena. El enfoque manual lo apreciaremos especialmente cuando trabajemos con paisajes, arquitectura, bodegones y fotografías macro.

El enfoque manual también es una buena opción para disparar en el modo Live View, donde siempre podemos evaluar la escena fotografiada en la pantalla de la cámara. Por ejemplo, en las cámaras Canon, podemos usar un zoom de hasta 10x durante eln el modo Live view.Eso nos permite enfocar la escena con gran precisión.

Enfocando con el botón trasero

Algunas cámaras nos permiten enfocar usando un botón ubicado en la parte posterior de la cámara, con el pulgar derecho. De esta manera, no tendremos que usar el disparador. Así separamos el enfoque de la configuración de la exposición. Al mismo tiempo, esto nos permite utilizar el enfoque manual sin tener que desactivar el enfoque automático del objetivo.

Debemos centrarnos en el objeto seleccionado y presionar el disparador directamente sin necesidad de presionarlo primero hasta la mitad. Luego, en modo continuo, mantendemos presionado el botón de enfoque con el pulgar y expondremos con el disparador.Si logramos dominar esta técnica, nunca más querrremos volver a enfocar mediante el disparador.

Enfoque Zonal

En general, cuando fotografiamos, trabajamos con un único punto de enfoque activo. Pero cuando queremos retratar objetos que se mueven rápidamente, notamos que es difícil mantener un solo punto de enfoque sobre ellos.

En ese caso, podemos agrupar puntos en una zona (un grupo continuo de puntos de enfoque). La técnica más común en este caso es dividir las cosas en tres zonas: el tercio izquierdo, medio y derecho de la imagen. La cámara enfocará usando todos los puntos de la zona configurada. Lograr mantener un objeto en movimiento sin que se salga de una zona que ocupa todo un tercio de la escena es mucho más fácil que lograr mantenerlo sin salirse de un punto.

Los modos de enfoque: Enfoque Zonal.

Cuando usa puntos de enfoque múltiples, la cámara enfoca automáticamente al objeto más cercano de la zona. Por lo tanto, el enfoque zonal no es adecuado para escenas estáticas complicadas. Ya que, con este tipo de escena, la cámara puede terminar enfocando a un elemento del primer plano en lugar de enfocar al objeto principal.

Enfoque usando Live View

Cuando enfocamos utilizando la vista previa en vivo, el sistema de enfoque básico de la cámara no se utiliza para el enfocar automáticamente. En vez de eso, la cámara enfoca en función del contraste de los bordes dentro de la imagen.

Este tipo de medición, que también encontraremos en cámaras que no son DSLR, es mucho más lenta que el enfoque de fase utilizado por las DSLR. Sin embargo, permite un enfoque mucho más preciso. Esto se debe a que no está limitado por la cantidad de puntos de enfoque que tiene la cámara ni por su ubicación.

Especialmente para las cámaras más nuevas con una pantalla táctil, este tipo de enfoque es una interesante alternativa al enfoque automático clásico. Aunque sólo sea por el hecho de que la pantalla muestra con precisión dónde enfocará la cámara.

Pon a prueba los modos de enfoque

Las DSLR modernas nos ofrecen sistemas sofisticados para enfocar automáticamente. Así que, no debemos tener reparos en probarlos todos. Esta es la única forma de descubrir cuáles nos servirán mejor en cada situación.

Y si dominamos el enfoque continuo para objetos en movimiento, veremos cómo, en las fotos almacenadas en nuestra tarjeta, aumentará significativamente el porcentaje de imágenes correctamente enfocadas. Captaremos mejor “el momento decisivo” de los acontecimientos con movimientos rápidos.

Última actualización 27. marzo 2018

0 0
¡Gracias! Por favor, comparte este artículo para que pueda ayudar a más gente.

Autor: Jan Zeman

Comentario