La hora dorada: el momento ideal para hacer fotos

Tomar fotos en la Hora Dorada es una de las recomendaciones más fundamentales y simples para lograr imágenes mejores. La Hora Dorada en realidad no es una, sino dos horas diarias: después de la salida del sol y antes de la puesta. Durante estas horas, la luz es más suave, las sombras son más alargadas y la temperatura de la luz es significativamente más cálida. A continuación os mostramos algunos consejos sobre por qué y cómo estos períodos de tiempo habituales, aunque en cierto modo extraordinarios, pueden utilizarse para lograr mejores resultados.

La luz tan característica de la Hora Dorada es el resultado de los rayos del sol que inciden de forma oblicua, por lo que la capa de la atmósfera que atraviesan es más gruesa de lo normal. Esto reduce la intensidad de la luz, por lo que la vemos más difusa. La iluminación parece más natural y también nos permite capturar mejor el sol en las imágenes, ya que está más bajo en el horizonte.

Naturalmente, la Hora Dorada en realidad no dura exactamente una hora. Asimismo, hay que tener en cuenta que se incluye el período en el que el sol no es visible pero aún colorea el cielo sobre el horizonte.

La larga sombra del contenedor. (Nikon D7000, Tamron 17-50mm f/2.8).

Sombras largas

Una propiedad que podemos aprovechar durante la Hora Dorada son las sombras alargadas y llamativas, que añaden profundidad a las fotos. Además, debido a que los contornos de las sombras son tan abstractos, pueden evocar en nuestra audiencia sentimientos específicos: un pensamiento o una historia.

La foto del cubo de basura de arriba puede no ser la más romántica del mundo, no obstante, puede llevarnos a reflexionar sobre el espacio que ocupa la basura. Tomé la foto desde una posición muy baja, casi desde el suelo, por lo que la sombra parece más larga de lo que realmente es.

Vista desde la ventana al anochecer (Nikon D7000, Tamron 17-50 mm f / 2.8).

Los colores del cielo después de la puesta de sol

Incluso cuando el sol se ha puesto, todavía se pueden fotografiar muchas cosas. A menudo necesitaremos un trípode, sin embargo, merecerá la pena, ya que los colores en el cielo son más interesantes que antes del anochecer.

Si tomamos nuestras imágenes a través de una ventana, entonces no necesitaremos un trípode, podremos simplemente apoyar la cámara en el alféizar de la ventana.

La imagen de arriba es más fotografía nocturna que fotografía al atardecer, pero tiene un cielo marcado por una fabulosa franja de colores producida por el sol. Para hacer que las farolas brillasen, utilicé una apertura alta que hizo que pasaran de ser luces puntuales a convertirse en pequeñas estrellas.

El contorno en los retratos

La Hora Dorada es algo más que la simple fotografía de paisajes. También es interesante para hacer retratos. La estrategia ideal aquí es ocultar el sol detrás del sujeto, lo que resalta el contorno de la persona

Hacer brillar la silueta (Nikon D5000, Nikon 35mm f / 1.8).

Un suave resplandor alrededor de las estructuras delgadas, como el cabello, es un efecto agradable. Por supuesto, no todo es beneficioso durante la Hora Dorada. Debido a que el sol incide de forma más directa sobre la lente, necesitamos subexponer para evitar que el cielo se vea quemado. Esto, a su vez, hace que necesitemos crear más sombras, lo que generalmente produce ruido. Pero con todo, el ruido es menos dañino que los quemados. En este caso, tuve algo de ayuda de un flash externo que iluminó la escena desde el otro lado. Otra posibilidad habría sido crear una foto HDR, pero para los retratos, esta no suele ser una opción correcta.

Primeros planos con el sol

La puesta de sol también puede usarse en primeros planos, porque está a baja altura en el firmamento, lo que facilita su colocación en el marco.

Un primer plano con el sol de fondo (Nikon D7000, Nikon 35mm f / 1.8).

Con un valor de la f tan pequeño (1.8 en este caso), las fuentes de luz del fondo adoptan formas circulares que imitan la forma de la apertura. Debido a esto, el sol es nítidamente redondo a pesar de que hay muchos elementos difuminados. Edité posteriormente la temperatura de color de la imagen para que el efecto de la luz del anochecer fuese aún más intenso.

Gran angular con el sol

Las grandes angulares son ampliamente utilizadas en la Hora Dorada. A veces se obtienen a través de lentes gran angular y, a veces, a través de panorámicas. Prueba un gran angular y verás por qué son tan populares.

Una antigua mansión en Jemnice (Nikon D90, Samyang 8mm).

En esta imagen gran angular, tomada con una lente ojo de pez, utilicé un programa de edición para eliminar la deformación causada por estas lentes. Tomé esta foto en diciembre, lo cual, viviendo tan al norte como vivo, significaba una puesta de sol muy temprana, hacia las 4 pm. Para mí, es una ventaja: no hay necesidad de despertarse temprano o de ir a la cama tarde para ver el amanecer o la puesta de sol.

Debido a que la luz del sol era un poco más débil de lo que esperaba, agregué más tarde un destello de lente. Explicaré con más detalle el mundo de agregar “soles falsos” a las fotos en un artículo futuro.

Cada día una oportunidad

El sol sale y se pone todos los días, por lo que tenemos más de setecientas Horas de Oro esperándonos cada año. No tenemos qué controlar la hora constantemente, podemos recurrir a aplicaciones web o móviles como Golden Hour y Sun Surveyor, que lo harán por nosotros.

Aunque parezca que los amaneceres y las puestas de sol son iguales siempre, constantemente nos brindan oportunidades para hacer fotos singulares: capturar un paisaje, una ciudad, las personas, los detalles o cualquier otra cosa de una manera nueva y original. ¡Tú decides!

Última actualización 12. abril 2018

0 0
¡Gracias! Por favor, comparte este artículo para que pueda ayudar a más gente.

Autor: Matej Liska

Comentario