Cosas que no deben faltar en la bolsa de un fotógrafo

Hay piezas del equipamiento fotográfico que automáticamente se convierten en parte de nuestra bolsa. Sin embargo, también hay otras cosas útiles que no se nos ocurre tener a mano cuando fotografiamos. ¿Sabemos lo mucho que nos puede ayudar una cinta adhesiva o una linterna? Te aconsejamos en este artículo.

Una de las cosas básicas que no deben faltar en tu bolsa son: un cargador, una tarjeta de memoria de repuesto, un cable USB y un paño o toallita.

Pero hay cosas que no incluiríamos en el equipamiento fotográfico clásico y que sin embargo, pueden ser convenientes: una brújula, una linterna, un cuaderno, una grabadora, papel de tamaño A3 blanco y cinta adhesiva.

Brújula

No es que necesitemos la brújula para no perdernos al ir a fotografiar. Lo que ocurre es que es práctica para estimar las condiciones de iluminación.

Si viajamos visitando diferentes lugares, no nos será fácil orientarnos rápidamente en todas partes. Puede ser que el entorno parezca fantástico, pero la luz sea muy mala. Con la ayuda de la brújula podremos encontrar fácilmente los puntos cardinales y así averiguar el aspecto que tendrá ese lugar al amanecer o al atardecer.

La brújula también la utilizan los fotógrafos que fotografían el cielo nocturno durante mucho tiempo: en definitiva, orientan la cámara al Norte con el diafragma abierto, de forma que tengan una estrella fija en el cielo (la Estrella del Polar).

Contenido de una bolsa no convencional.

Contenido de una bolsa no convencional.

Linterna

Una sencilla herramienta que nos ayudará a fotografiar en condiciones de poca luz. A menudo sucede que la cámara no puede enfocar de forma precisa cuando hay malas condiciones de iluminación y la luz del dispositivo no es lo suficientemente potente.

En otras palabras, con una linterna alumbraremos para enfocar lo que queramos. También podremos utilizarla de manera creativa. Tan sólo necesitaremos un trípode y configurar un valor alto de la exposición en la cámara; con la linterna iluminaremos más el lugar que queramos fotografiar. La creatividad no tiene límites. A fin de cuentas, siempre podemos eliminar las fotografías que no nos gusten.

Dictáfono y block de notas

Todo aquél que esté obsesionado con las fotografía, piensa en ella constantemente. ¿A veces te pasa que se te ocurren escenarios o condiciones diferentes para una foto? Las ideas vienen tan rápido como se van. Por lo tanto, es una buena práctica anotarlas sucintamente en un cuaderno o con un dictáfono (o en el teléfono); así no las olvidaremos. Debemos llevar el cuaderno siempre con nosotros, sobre todo cuando preparemos escenarios y composiciones para la fotografía.

Papel blanco

No hay que preocuparse, el papel no debe estar cuidadosamente doblado. Lo importante es tenerlo a mano. El papel se puede utilizar a modo de placa reflectante de bajo presupuesto (por ejemplo, para el reflejo de los ojos) o como fondo al fotografiar pequeños detalles.

Cinta adhesiva

Se trata de un objeto en torno al cual circulan muchas supersticiones y leyendas. Es tan útil, que resulta lógico que también encuentre su lugar en la fotografía.

La cinta adhesiva la podemos utilizar como soporte: puedes colocar la cámara encima, ajustar el temporizador y disparar.

También puede utilizarse para la fotografía nocturna. A lo mejor sabemos a lo que me refiero: quieres fotografiar con el diafragma abierto durante mucho tiempo, pero al pulsar el disparador a mano, la cámara se desplaza y la foto sale movida. Si no tenemos a mano un disparador con cable, lo que resolvería el problema, podemos fabricarnos nuestro disparador con cable fácilmente con cinta aislante.

Haremos una pequeña bola de cinta aislante, ajustaremos el temporizador en el modo bulb (el obturador permanecerá abierto mientras esté apretado el disparador de la cámara). Colocaremos la pelota en el disparador y la pegaremos. Haremos cubriendo el objetivo con la tapa y después retiraremos nuestro “disparador con cable”.

La cinta adhesiva (especialmente la plateada) también es popular entre los fotógrafos que disparan en zonas de alto riesgo. Unos equipos nuevos y costosos con el nombre de la marca claramente visible, son el reclamo perfecto para los ladrones. Así que lo mejor es cubrir todos los rótulos. De esta manera, parecerá que la cámara está rota y carecerá de interés para los ladrones. Los que tienen cámaras Canon, incluso pegan una cinta alrededor de los objetivos blancos.

Una imagen que resume todo: para tomar esta fotografía, se utilizó una brújula para encontrar la Estrella Polar, con ayuda de una linterna, un flash y filtros de color se "coloreó" la escena y se utilizó cinta adhesiva a modo de disparador de cable.

Una imagen que resume todo: para tomar esta fotografía, se utilizó una brújula para encontrar la Estrella Polar, con ayuda de una linterna, un flash y filtros de color se “coloreó” la escena y se utilizó cinta adhesiva a modo de disparador de cable.

¿Tienes algún consejo o truco? No dudes en compartirlo. Sólo tiene que escribir un comentario debajo o en nuestro Facebook. Nos encanta que la gente comparta sus consejos o experiencias.

Última actualización 17. octubre 2017

1 0
¡Gracias! Por favor, comparte este artículo para que pueda ayudar a más gente.

Autor: Majo Elias

Comentario