Cómo fotografiar a nuestras mascotas

¿Tenéis vosotros o vuestros hijos una mascota en casa? ¿Se os ha ocurrido que podría ser una estupenda fuente de fotografías interesantes? Tenemos algunos consejos sobre cómo hacer que las imágenes sean más divertidas.

Primero, tendremos que plantearnos dónde las vamos a tomar: en el interior –con flash–, o al aire libre –con luz natural–. Si disponemos de un flash externo, que se pueda conectar y desconectar de la cámara, merece la pena probar ambas opciones. La ventaja del flash es que nos permite capturar acciones muy rápidas, como el camaleón de la siguiente imagen, que acaba de atrapar un grillo.

Para fotografiar al camaleón, he necesitado mayor profundidad de campo.

Para fotografiar al camaleón, he necesitado mayor profundidad de campo. Por eso, he recurrido a un flash externo Nikon SB800, conectado a la cámara mediante el cable de sincronización y colocado en el soporte. Detrás del animal coloqué una gran cartulina, para crear un fondo blanco. La ventaja de fotografiar camaleones es que no tienden a escaparse, por lo que disponemos del tiempo suficiente para ajustar el enfoque y la composición. Nikon D800, Nikon 28–300/3.5–5.6, 1/250 s, f/16, ISO 100, focus 72 mm

Cómo elegir el fondo

Cuando trabajamos en casa, tenemos varias opciones. Por ejemplo, podemos usar un papel blanco, que crea un fondo neutro. Este tipo de imágenes son frecuentes para ilustrar artículos o libros, porque el animal no aparece cubierto por las hojas o hierba.Si queremos ser más creativos, podemos elegir un fondo de papel de otro color. En las papelerías podemos comprar hojas de gran tamaño, hasta A0.

Para fotografiar al ratón espinoso, elegí un fondo azul y dejé que el ratón se moviese libremente por los juncos.

Para fotografiar al ratón espinoso, elegí un fondo azul y dejé que el ratón se moviese libremente por los juncos. Estos últimos, los coloqué entre dos trípodes. Nikon D800, Nikon 28–300/3.5–5.6, 1/250 s, f/8, ISO 100, focus 210 mm

El fondo negro crea efectos interesantes.

El fondo negro crea efectos interesantes. Contrasta con la paloma blanca que está sujetando mi ayudante. La paloma está iluminada mediante un flash colocado en el lateral, de modo que la luz del flash no incida directamente sobre el papel, y así siga viéndose negro el fondo. De lo contrario, la luz haría que se viese gris. Nikon D800, Nikon 28–300/3.5–5.6, 1/320 s, f/16, ISO 100, focus 38 mm

Si queremos darle un toque natural a nuestras fotos, el montaje es aún más fácil. En una mesa cualquiera, pondremos: musgo, hierba o trozos de cortezas. Todo ello lo podremos recolectar previamente en el campo. Intentaremos combinar los colores y la diversidad de nuestro escenario, para que sea estético. Después, colocaremos a nuestro animal.

Si no necesitamos una copia fiel del entorno en el que vive la especie, podremos ser creativos y jugar con los colores, añadir a la composición flores, frutos o piñas… lo que prefiramos.

Para la foto de este hámster ruso utilicé como fondo cortezas, hojas de otoño de distintos colores y un poco de paja.

Para la foto de este hámster ruso utilicé como fondo cortezas, hojas de otoño de distintos colores y un poco de paja. Lo fotografié con un objetivo macro de 180 mm y utilicé una profundidad de campo baja, ya que, al ser tan pequeño el animal, era la forma de que destacase. De esta manera, el entorno salió borroso, pero las tonalidades iban bien con los colores del animal. Nikon D800, macroobjetivo Sigma 180/2.8, 1/320 s, f/18, ISO 100, focus 180 mm

Divertirnos con nuestras mascotas

La fotografía debería ser una diversión para nuestras mascotas. Deberemos aprovechar la necesidad natural que tienen de esconderse y jugar. Podemos crear estructuras para que trepen, darles juguetes o utilizar una camiseta para que se escondan. No hace falta mencionar que podemos hacer que nuestras mascotas tengan más ganas de que les hagamos fotografías, si recurrimos a premios o a golosinas. Nuestra mascota tiene que asociar la fotografía a algo agradable, sólo entonces querrá cooperar.

Esta rata noruega que se asoma por la manga de una camiseta disfrutó con las fotos tanto como yo, además creo que se le nota.

Esta rata noruega que se asoma por la manga de una camiseta disfrutó con las fotos tanto como yo, además creo que se le nota. Elegí camisa camiseta de un solo color, para que así no hubiera dibujos que pudieran quitarle protagonismo al animal. Nikon D800, macroobjetivo Sigma 180/2,8, 1/250s, f/18, ISO 100, focus 180 mm

Para los animales a los que les gusta trepar, podemos crear una pista de obstáculos y fotografiar al animal en acción.

Para los animales a los que les gusta trepar, podemos crear una pista de obstáculos y fotografiar al animal en acción. La rata de esta fotografía está subida a una espumadera antigua. La creatividad no tiene límites, lo importante es que nuestra mascota disfrute. Nikon D800, Nikon 28–300/3.5–5.6, 1/250 s, f/18, ISO 100, focus 190 mm

Dale golosinas al animal, ganarás tiempo

Como ya sabéis, una golosina entretendrá al animal, que dejará de prestar atención a que lo estamos fotografiando. Él tratará de llegar al premio y nosotros podremos fotografiarlo. Si no queremos que la golosina sea visible, podremos ocultarla detrás de algún elemento del entorno.

Hamster tratando de abrir una nuez, el animal no trata de huir en absoluto.

Hamster tratando de abrir una nuez, el animal no trata de huir en absoluto. He tenido mucho tiempo para tomar la foto e incluso he podido ensayar diferentes composiciones. Nikon D800, Nikon 28–300/3.5–5.6, 1/200 s, f/16, ISO 100, focus 150 mm

Fotografiando al aire libre

Si no tenemos flash a nuestra disposición, podemos probar al aire libre. La situación es aún más sencilla, ya que tampoco tendremos que montar un escenario para el animal. Podemos escoger uno, o simplemente ajustarlo un poco, con flores, musgo o incluso hierba. El fondo de la imagen puede ser tipo “bokeh”, elementos naturales borrosos, tales como arbustos, flores, etc.

Retrato de un gatito, he escogido aposta la sombra de un árbol, para que estuviese iluminado con una luz suave y equilibrada.

Retrato de un gatito, he escogido aposta la sombra de un árbol, para que estuviese iluminado con una luz suave y equilibrada. El fondo salió desenfocado gracias a la apertura del diafragma. Nikon D800, Nikon 28–300/3.5–5.6, 1/160 s, f/10, ISO 500, focus 150 mm

Dispara a la altura de los ojos del animal

Tampoco las personas quedan bien cuando se las fotografía desde abajo. Por eso, debemos colocarnos a la altura de los ojos del animal. Esto nos permitirá obtener una expresión del animal y una composición mejores. También podemos optar por una fotografía desde abajo, como se ha mencionado antes, pero este tipo de imágenes son inusuales. En general, estamos acostumbrados a observar a los animales pequeños desde arriba: vemos la parte superior de la cabeza y la espalda. La vista “cara a cara” es mucho más interesante. Si el animal es pequeño y no queremos tumbarnos en la hierba, lo colocaremos en un lugar elevado, como por ejemplo, una roca cubierta de musgo.

El retrato de un conejillo de indias ligeramente desde abajo es muy inusual, pero precisamente esto es lo que le da un cierto atractivo a la imagen.

El retrato de un conejillo de indias ligeramente desde abajo es muy inusual, pero precisamente esto es lo que le da un cierto atractivo a la imagen. La hierba tan alta me sirvió para enmarcar el retrato. Nikon D800, Tamron 35/1.8, 1/400 s, f/7.1, ISO 100, focus 35 mm

Algunos consejos prácticos para concluir

Para fotografiar a una mascota hay que prepararla, igual que si fuera a ir a una exposición, esto significa que hay que peinarla y lavarle los ojos para que no tenga legañas. El animal tiene que estar limpio y en las mejores condiciones.

Tenemos que tener cuidado con los elementos de distracción del fondo. El fotógrafo se centra a menudo en el animal y obvia que detrás de él hay una ramita o un barrote de la jaula que molestan.

Debemos tener todo listo antes de ponernos a fotografiar: el escenario y las golosinas. Deberemos llevar al animal al sitio un poco antes de disparar, para que no esté cansado. Podremos trabajar hasta que el animal deje de estar entretenido. No se debe forzar, de lo contrario desarrollará una fobia a las fotos.

Es muy útil contar con un ayudante que nos entretenga al animal, le dé premios y hable con él, de esta manera, conseguiremos una mejor expresión del animal. El asistente también vigilará al animal para que no se escape y no se caiga.

Es mejor escoger una velocidad de obturación en torno a 1/125 o 1/500 seg. Depende de lo rápido que el animal se mueva. Las fotos no deberían quedar borrosas debido al movimiento del animal. Es mejor abrir el diafragma para lograr una profundidad de campo baja. El objetivo es tener un animal enfocado y en la mayoría de los casos, un fondo borroso. Elegimos una ISO lo más baja posible para evitar la degradación de la imagen debida al ruido.

Para tomar fotografías de este tipo, son útiles los teleobjetivos cortos, de tipo zoom, de esta manera, podremos cambiar rápidamente la composición. Para los animales pequeños, merece la pena contar con una lente macro. En algunos casos, podemos recurrir a un diafragma más abierto, de esta manera obtendremos deformaciones creativas.

Yo personalmente fotografío en formato RAW, que proporciona unas excelentes posibilidades para editarlo posteriormente. En Zoner Photo Studio puedo ajustar la exposición: aclarar las zonas oscuras y editar las zonas sobreexpuestas, como el pelaje blanco, con las herramientas de edición de luces y sombras.

Tenemos que divertirnos nosotros y nuestras mascotas

Incluso si al principio no sale como esperamos, la fotografía ha de ser divertida, tanto para nosotros, como para nuestras mascotas. Si nuestra mascota disfruta, podremos repetir varias veces y tarde o temprano obtendremos la foto que buscamos. Fotografiar animales requiere sobre todo: paciencia, buena preparación y empatía.

Última actualización 7. octubre 2017

0 0
¡Gracias! Por favor, comparte este artículo para que pueda ayudar a más gente.

Autor: Vera Kuttelvaserova Stuchelova

Comentario