5+1 retoques básicos para mejorar tus fotografías

Prácticamente todas las fotografías hechas con cámara digital requieren algún tipo de retoque. A menudo es suficiente con un par de pasos sencillos para mejorar considerablemente la calidad de la imagen. En este texto os mostramos algunos de ellos.

Vamos a poner en práctica los siguientes instrumentos de Zoner Photo Studio: Enderezar líneas, recortar y girar, balance de blancos, exposición, contraste y cambiar el tamaño del documento. Todos estos retoques se pueden llevar a cabo rápidamente y el resultado merece la pena.

Fotografía antes de los retoques.

Familiarízate con la posproducción

La mayoría de los retoques básicos se encuentran en el módulo Desarollar, con el que se pueden hacer retoques no destructivos. Podemos volver a la imagen original sin necesidad de hacer copias previas. De este módulo, nos interesan las siguientes herramientas: Recortar y girar (C), Ajuste de líneas (K), Balance de blancos, Exposición y Contraste. Estas funciones se encuentran también en el módulo Editor, que se utiliza para los ajustes finales de la imagen. En Editor, también se puede cambiar el tamaño de la imagen (Ctrl+E).

Para poder retocar las imágenes más rápido, recomendamos utilizar los atajos de teclado. Aprendiéndolos, podremos ahorrar mucho tiempo.

Pestaña Desarrollar e imagen inicial, a la que vamos a aplicar los retoques básicos.

1. Ajuste de líneas

En primer lugar, utilizaremos la herramienta Ajuste de líneas (K). Con esto, eliminaremos esa indeseada inclinación de la imagen hacia uno de los lados.

Al ejecutar esta herramienta, aparecerá una rejilla de líneas verticales y horizontales, que facilitarán que podamos encontrar las partes de la imagen que están inclinadas. Después, haremos click en el punto en el que necesitamos enderezar y sin soltar el botón, arrastraremos el ratón y dibujaremos la línea indicadora de la dirección. Al soltar el botón, la imagen se enderezará y podremos comprobar el resultado.

Si estamos contentos, podemos confirmar los cambios pulsando el botón Aplicar. Si aún así, sigue habiendo líneas que fallan, podemos realizar tantos ajustes como necesitemos.

La imagen se endereza siguiendo la dirección de la línea.

Fotografía después de enderezar el horizonte.

2. Recortar y girar

Con la ayuda de Recortar y girar (C) puede afinarse la composición, podemos eliminar los elementos que nos molesten y destacar así el objeto principal. Sin embargo, hay que tener cuidado de no efectuar demasiados recortes. Si conservamos sólo una pequeña parte de la fotografía original, será muy difícil imprimir la imagen resultante con gran tamaño y calidad. Por eso, es importante utilizar con cautela esta herramienta.

También es posible recortar los laterales para mejorar las proporciones. Lo podemos hacer al cerrar la herramienta Recortar y girar. Recomendamos respetar los tamaños estándar de las fotografías: 3:2, 4:3 o cuadradas. Esto es, el formato con el que estemos acostumbrados a trabajar.

Recuadro para recortar, con proporciones 3:2. Con el recorte, hemos eliminado los elementos molestos (parte de la izquierda), de manera que destacamos el objeto principal a la vez que hemos afinado la composición (área vacía en la parte baja de la fotografía). Las líneas que se ven en la imagen indican cuál sería el corte ideal.

Fotografía una vez recortada.

3. Balance de blancos

El balance de blancos se encuentra en el panel derecho, junto con las herramientas para retoques. Nos ayuda a ajustar la temperatura de los colores. Si la imagen contiene un objeto con coloración neutra (blanco, gris), recomendamos utilizar el cuentagotas y hacer click con el ratón en una parte neutral de la imagen (por ejemplo en el blanco de los ojos o sobre una camiseta blanca o sobre la nieve). En caso de que la imagen no contenga un área con colores neutrales, podemos ajustar el blanco haciendo doble click.

Fotografía ajustada con ayuda del cuentagotas. Los colores son más cálidos y se destaca más la realidad. El color de la imagen original era demasiado frío.

4. Exposición

Al ajustar la exposición, básicamente estamos iluminando u oscureciendo la fotografía. En primer lugar, desplazaremos la barra de Exposición. Si aumentamos el valor, la imagen se iluminará. Disminuyéndolo, se oscurecerá.

Los Luces pueden reducirse (o aumentarse) sobre todo, en los casos en los que la imagen aparece “quemada”: demasiado iluminada. Al desplazar la barra a la izquierda, conseguimos mitigar (aunque no eliminar) el efecto indeseado. Al desplazarla a la derecha, aumentamos la iluminación, en este caso, el cursos Sombras funciona de manera análoga.

El Punto negro ensombrece las áreas más oscuras. Se utiliza en los casos en los que en la fotografía falta color negro. El Punto blanco realiza la función análoga, pero para colores claros.

Luces, Sombras, Punto blanco y Punto negro son elementos que debemos utilizar sólo no logramos arreglar bien la imagen con la ayuda de la barra de Exposición.

Hay que fijarse en que haya siempre algún tipo de forma, tanto en las áreas iluminadas, como en las oscuras. Un magnífico control de la exposición lo conseguimos gracias al histograma, que muestra la descomposición de los brillos de la fotografía (sombras y luces).

Fotografía después de configurar la exposición.

5. Contraste

En pocas ocasiones hay que disminuir el valor del Contraste, sólo en casos excepcionales es una buena idea. De manera análoga a la exposición, hay que controlar el histograma al trabajar con el contraste.

Una vez que hemos ajustado todos los valores y que la imagen se adecua a nuestras expectativas, la exportaremos con la ayuda del botón Exportar. Podremos elegir entre el formato TIFF, PNG y varias versiones de JPG.

A continuación, iremos al Editor. Aparte de aparte de poder ajustar de nuevo los colores o la nitidez, podemos añadir capas e incluso, retocar el tamaño de la fotografía.

Fotografía después de ajustar el contraste, agregando +26. Aumentando el contraste, hemos acentuado la fotografía en su conjunto.

(Bonus) Cambiar el tamaño del documento

Entre los pasos más comunes, aunque no imprescindibles, para retocar una fotografía, tenemos la corrección del tamaño. Podemos reducir el tamaño con ayuda de la de la herramienta Escalar (Ctrl+E), que se encuentra en Menú > Editar. No está escrito de antemano las dimensiones exactas que hay que introducir, el lado más largo de la imagen se debería configurar entre 800 y 1300 puntos, lo cual debería ser más que suficiente para toda publicación en internet..

En este paso, no debemos olvidarnos de enfocar la fotografía, para resaltar los detalles. El cursor de Enfocar debemos ponerlo al máximo e ir reduciendo progresivamente hasta que la fotografía no quede demasiado nítida. Los contornos de los objetos no deben parecer demasiado ásperos (esto se aprecia, sobre todo, en el cabello y en la silueta del cuerpo), no deberían aparecer contornos resplandecientes.

Imagen final, preparada para ser publicada en internet, con un tamaño adecuado para visualizarse en el monitor de un ordenador. Con un poco de experiencia, retocar una imagen no debería llevarnos más de dos minutos.

Consejo: si vamos a editar varias fotografías, para publicarlas en internet, se recomienda llevar a cabo sólo los primeros cinco pasos, sin cambiar el tamaño. Las imágenes así modificadas, las podemos copiar a otra carpeta, en la cual, podremos cambiar las dimensiones de todas ellas juntas, con la ayuda de la función Escalar. Esta herramienta se encuentra en el módulo Administrador. Al ejecutarlo, sólo reduciremos el tamaño de las fotografías seleccionadas.

Última actualización 14. diciembre 2017

1 0
¡Gracias! Por favor, comparte este artículo para que pueda ayudar a más gente.

Autor: Majo Elias

Comentario