Prueba estos 5 trucos simples para entretener a los niños y obtener excelentes fotos

¿Quieres fotografiar a tu hijo, pero él no coopera? Este es un problema frecuente para los padres y una pesadilla para los profesionales que tienen que fotografiar a niños. Afortunadamente, hay formas efectivas para mantener a los niños distraídos. Echa un vistazo a cómo hacer fotos de niños sin estresar a ninguno de los involucrados.

Si alguna vez has intentado tomar fotos de un niño, sabes lo difícil que puede ser que se queden quietos. A diferencia de los adultos, pocos niños menores de diez años quieren participar en nuestros planes. La motivación de “tener unas fotos bonitas” no aparece hasta que son adolescentes. Para los chicos, puede que incluso más tarde. Entonces, si queremos convencer a los niños para que cooperen, debemos tomar la sesión como un juego y tomar nuestras fotos como si simplemente pasáramos por ahí.

Para sacar provecho de la luz mágica de la ventana, tuve que mover los bloques fuera de la esquina de la habitación.
Canon EOS 6D, Canon EF 35 mm f / 1,4L USM, 1/400 s, f / 4, ISO 200, distancia focal 35 mm

Ten paciencia conmigo

Para los niños, los juguetes son los mejores compañeros. Para nosotros, son una garantía de que el niño se olvidará fácilmente de la cámara.

Podemos, por ejemplo, colocar su muñeca u oso de peluche favorito en una silla que tengamos por ahí. Es probable que se sienten también en la silla, o al menos, que cojan el juguete. Podemos colocar bloques y otros juguetes de construcción en el suelo, en el lugar en el que haya mejor luz para fotografiar.

Si nos parece que las fotos más animadas están ahí fuera, podemos probar con bolas de varios tamaños en lugar de con muñecas y bloques de construcción. Además, podemos unirnos al niño en su juego. No solo conseguiremos unas fotos espontáneas y con vida, sino que además, le mostraremos al niño que el tiempo que pasamos con la cámara no tiene por qué ser aburrido.

Aquí la cámara la estaba sujetando con una mano solamente. Con la segunda mano lancé la pelota.
Canon EOS 6D, Canon EF 35 mm f / 1,4L USM, 1/1000 s, f / 2,8, ISO 160, distancia focal 35 mm

Los complementos de atrezzo no son solo para el estudio

Cuando pensamos en accesorios de atrezzo, no debemos limitarnos a pensar en los famosos accesorios de estudio, como sopladores para pompas de jabón o alas de ángel. Al fotografiar a los niños, cualquier objeto que no sea principalmente un juguete puede considerarse atrezzo.

Desde mi propia experiencia, puedo decir que cuanto más simple es el complemento, más despierta la fantasía de un niño. Algunos ejemplos pueden ser: cajas de cartón grandes, pinzas de la ropa e incluso la grava de un camino.

La elección de los accesorios dependerá de lo que nos guste, pero en cualquier caso, debemos evitar los accesorios estereotipados o que no son adecuados para el niño dado. Por ejemplo, una niña que se preocupa mucho por no ensuciarse, no se emocionará demasiado con los accesorios grasientos. Hay que dejar que el niño elija lo que más le guste.

Para muchos peques, la grava es un excelente entretenimiento.
Canon EOS 6D, Canon EF 100 mm f / 2.8 Macro USM, 1/160 s, f / 4, ISO 200, distancia focal 100 mm

Parques infantiles: el cielo de los niños… y de los fotógrafos

Debemos llevar siempre con nosotros una cámara cuando vayamos al parque. Los columpios, tiovivos, etc. son algo más que un excelente entretenimiento para nuestros hijos. También son una oportunidad para que practiquemos fotografiando objetos en movimiento. Podemos congelar el movimiento con una exposición breve o hacer lo contrario: amplificarlo con una exposición prolongada.

El barrido, o panning es otra técnica interesante con resultados impresionantes. (Pruébalo, por ejemplo, en una foto de un niño montando en bicicleta. También podemos usar herramientas de selección y difuminado para simular el panning, por ejemplo, utilizando Zoner Photo Studio.)

Captura una relación

Puede divertir a los niños con algo más que con los objetos inanimados. Podemos pedirle ayuda a alguien cercano al niño, para que nos asista durante la sesión. Y luego fotografiar una relación amorosa entre padres e hijos, o una pelea entre hermanos.

Si el niño tiene una mascota a la que está acostumbrado, eso también puede ayudar. Las fotos en las que un niño y su querido perrito comparten protagonismo, llegarán sin duda al corazón de quien las vea. Sin embargo, hay que intentar que este tipo de fotos no queden demasiado empalagosas.

No hacer de Directores

La próxima vez que perdamos la paciencia porque un niño no nos permite tomar la foto que deseamos, debemos intentar una táctica diferente. Hay que dejar de pedirles que se diviertan a nuestra manera. Hay que involucrarlos en la obra. Debemos dejar cerca de ellos el accesorio que han elegido, pero no decirles qué hacer o dónde quedarse quietos. Un niño que actúa como el jefe de la situación y que se está divirtiendo de forma tan natural es siempre un filón para las fotos. Debemos unirnos a ellos y divertirnos también.

Jugando con el viejo jersey de mamá.
Canon EOS 6D, Canon EF 200 mm f / 2,8 L II USM, 1/800 s, f / 2,8, ISO 200, distancia focal 200 mm

Última actualización 20. febrero 2018

0 0
¡Gracias! Por favor, comparte este artículo para que pueda ayudar a más gente.

Autor: Kristina Oveckova

Comentario